domingo, 11 de diciembre de 2011

Carta de despedida



Audio del poema en mi voz

Todavía no he podido escribirte mi carta de despedida y no es necesidad de que tú la leas, sino necesidad de escribirla.
Escribirte para decirte todo lo que ahora sabes sin necesitar que lo escriba, sabiendo que en mi decir, no es necesario que diga.

No puedo reprocharte nada aunque en todo tenga motivo el reproche.
Tus ojos tristes daban sin hablar el adiós sin retorno, haciendo saltar en mi pecho el te quiero que se posó en tu frente.

Hubiera querido, ¿sabes?, arrancar de los lagos celestes otra oportunidad para  cumplir tu último deseo y llevarte a Granada; pero el Cielo tiene escritas las veces y no hay más, cuando dice basta.

Nos quedamos así, entre dos caminos y dos mundos: el tuyo pidiendo la luz; el mío sembrado de antorchas para que no te pierdas y puedas hallarla.

Te quiero. Camina en paz.

Has llegado hasta el final viviendo siempre a tu manera y me sobra con saber que el último día quisiste cambiarla.

En la parte de ti que se quedó conmigo, verás cumplido tu deseo. Metido en mi corazón, te llevaré a Granada. 

Y volveré a ser de nuevo niña y todo se hará de nuevo. Te llevaré al hogar y tú me explicarás cómo cuidar un árbol y yo abriré en mis ojos dos ventanas para que mire por ellas tu alma.

Te llevaré de paseo a tus calles y tus campos. Verás a tus amigos. Escucharás los truenos y volverás a guarecerte de las tormentas que vienen de La Alfaguara. Beberás agua fresca de las fuentes que brotan en cualquier parte y volverás a quedarte dormido delante de la chimenea. Leerás de nuevo tus viejas novelas y darás de comer a los pájaros. Verás amanecer de nuevo en la Taula y volverás a reír contándome anécdotas de tus batallas... Todo lo harás de nuevo; incluso lo que no hiciste harás, porque ahora ya sabes dónde está el valor que en las cosas terrenas te dio el Cielo.

Contigo ahí suman cuatro. cuatro amores, cuatro pilares, cuatro raíces, cuatro ramas de mi árbol genealógico que me ceden el testigo de la nave nodriza. ¿Les diste mi encargo? Me han dicho que no lo han recibido. No te olvides de dárselo.

Te abrazo fuerte en mi corazón y prendo en él todas las luces para que siempre encuentres cada cosa en su sitio y, con ello, te vuelvo a dar la bienvenida a esta, tu nueva casa.

Te quiero mucho, papá. Nos vamos a Granada.



©Mara Romero Torres. Todos los derechos reservados
Foto: Vista de Cogollos Vega (Granada), mi pueblo. El pueblo que aparece en las líneas de esta CartaPoema.

Licencia Creative Commons
Carta de despedida por Mara Romero Torres se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en http://somaytu.blogspot.com.es.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en http://somaytu.blogspot.com.es.

21 comentarios:

  1. No puedo oírlo, Soma.Ya no sé dónde pinchar para que funcione. Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Juan! Dale al play y espera un poco por si es porque acabo de ponerlo. Yo puedo oírlo, pero si sigues sin poder escucharlo, dímelo a ver qué puedo hacer.

    ¡¡GRACIAS!!

    ¡Un beso, querido amigo!

    ResponderEliminar
  3. La carta de despedida me ha emocionado,Mara.Siempre que perdemos algún ser querido nos preguntamos si hicimos todo lo necesario para su felicidad, y afloran los recuerdos felices de tiempos pasados con ellos.Estoy seguro de que tu padre agradece la hermosa carta de una hija que lo adoraba.
    El video no puedo abrirlo. No sé si a los demás le pasará lo mismo o será cosa de mi ordenador. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Eres un tesoro, Juan. Gracias, muchas gracias por tus palabras. Te las agradezco de corazón. Todavía está la herida abierta, murió en agosto de este año, pero como digo en mi carta, me lo traje a Granada conmigo y, al menos, mientras yo viva, seguirá viviendo.
    He repasado el audio y está bien. Voy a enviar esta entrada a Facebook a ver si le pasa a más gente. Prueba en el reproductor que he puesto al principio de la página a ver si puedes escucharlo ahí. Es el segundo poema que hay puesto. Dime si ahí lo oyes bien o también da problemas. Hoy es el primer día que está con reproductor de sonido mi blog y es posible que algo no esté bien.

    ¡Un beso grandote!

    ResponderEliminar
  5. Potente y humilde del corazón y del alma. Lo que es un maravilloso tributo, Mara. Y estoy seguro de que hay más homenajes en tu cabeza que pronto llegará a tu mano.

    Un fuerte abrazo desde Escocia!

    ResponderEliminar
  6. Un abrazo inmenso, querido Gordon!!! Este poema forma parte de un nuevo poemario que he dedicado a mi padre. Gracias!!!
    Dale de mi parte otro abrazo inmenso a Shonia-Maree y dile que en Granada se os echa de menos.
    Slainte!!

    ResponderEliminar
  7. Ya puedo oírte alto y claro, Mara. Tienes una voz preciosa. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Me alegro, Juan!! Tuve que cambiar el reproductor. Gracias por avisarme, si no hubiera sido por ti no me habría dado cuenta porque yo sí lo oía. Y mil gracias por el piropo que le has echado a mi voz!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. racias Mara por compartirla. Me ha emocionado la carta de despedida a tu Padre y créeme que siento que se haya marchado pero como bien dices, dentro de tu corazón ha vuelto a Granada, uno de los mejores lugares del mundo esa Granada a la que tanto amo y tu corazón el mejor medio de transporte, siempre lleno de tanta sensibilidad y tanto amor. Un beso.

      Eliminar
    2. ¡¡Gracias, Rafa!! Está en Granada, te lo aseguro.

      Un abrazo muy grande, mi querido poetamigo. Siempre es una alegría para mí saber de ti.

      Eliminar
  9. Me dejaste con el corazón encogido, con el alma atrapada y mi mente volando al encuentro de mi padre ausente. Nunca vi tan bellas palabras dedicadas a un ser que nos fraguó la vida y que se merece el premio de ir a Granada.
    Besos cargados de afecto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchos besos para ti, Antonio!! Gracias por dejar aquí parte de esa magia tuya que tanto valoro.

      Eliminar
  10. No habia escuchado una carta en tu voz, pero lo mas grandiosso es la ternura hacia tu padre que reflejas en cada palabra. Que Dios te acompañe siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gracias, Universo Verde!! Gracias por tu presencia que siempre es luz. Que el mismo Ser Infinito que me acompaña te proteja siempre... siempre.

      Un abrazo grande, mi querido amigo.

      Eliminar
  11. Mara, te acompaño en los mismos sentimientos, no se pueden expresar mejor, con más intensidad emotiva que tú lo haces. Es duro perder a un ser querido, más a tu padre, más si se está unida a él como se ve que tú lo estabas. Él seguro que ha escuchado de alguna forma tu despedida, yo creo que los que se han ido no están tan lejos, sólamente en otra vibración y que siguen pendientes de nosotros. A veces lo noto con el mío, se me fue hace ahora cinco años, mi segundo poemario está dedicado a él (a quién más "fe de vida me trasfundió", espero tener ocasión de publicarlo este año.
    Un abrazo de esperanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo yo también, José, por eso sé que mi padre se vino conmigo a Granada.

      Ya verás como sí publicas ese poemario. Avísame cuando lo tengas para que me haga de un ejemplar y pueda leerlo, ¿vale?

      Un abrazo, también para ti, cargado de fe y esperanza... ¡¡Muchas gracias, mi amigo!!

      Eliminar

  12. Mara, llego un poco tarde... lo sé pero espero que este comentario salga.
    Mi padre era de Córdoba y siempre decía que lo llevaran a su tierra. Las hijas nos mirábamos y no
    sabíamos cómo podía ser. Ya lo sabemos, gracias.
    Tu carta de despedida, ha sido un aliciente, para mí. esa paz, esa tranquilidad, por la labor bien hecha y aún recuerdas con ternura a tus cuatro pilares...
    Bueno, sabes que te sigo, desde; "en las riberas del alma".
    "Pañuelos de La Alhambra" y me devolviste a aquellos años de juventud y me hiciste recordar ¡tantas cosas de Granada!
    Me hubiera gustado estar en Málaga en estos dias...
    pero no ha podido ser. El próximo será en Siguenza, si no
    me equivoco, espero estar y conocerte.
    Mara, un abrazo desde Canarias y siento mucho lo de tu
    padre.
    Si sale este comentario, ya sé que te tengo en mi blog. Y si no, seguiré leyéndote





    ResponderEliminar
  13. Una belleza tu carta, emociona leerla, y más cuando llega a su final, un final que nunca es un final, es un retorno, y el retorno eres tu misma, prolongación de tu padre.
    Un abrazo,
    ROBER

    ResponderEliminar
  14. Este poema, escuchado de tus labios fue tremendo, creo que hasta la veraniega noche mediterránea se estremeció un poco con todos nosotros.

    La emoción se hizo verso.

    Besos, Mara.

    ResponderEliminar
  15. No me extraña con lo bonito que es Granada para quedarse a vivir allí.. un beso. bello texto

    ResponderEliminar
  16. espléndido poema epistolar. dan hasta ganas de ir a granada, para ver de donde sale tanto arte. dejo mi blog por si quieres darte una vuelta, es http://alejandrovargassanchez.blogspot.com no escribo cartas, pero sí poesía. saludos.

    ResponderEliminar